3. SALUD Y BIENESTAR

Síndrome del niño zarandeado, el maltrato infantil de los padres desesperados

Síndrome del niño zarandeado, el maltrato infantil de los padres desesperados
Written by ZJbTFBGJ2T

Síndrome del niño zarandeado, el maltrato infantil de los padres desesperados  ABC.es

Síndrome del niño zarandeado, el maltrato infantil de los padres desesperados

Informe sobre el síndrome del niño zarandeado

Informe sobre el síndrome del niño zarandeado

Gabriel C. B., un padre de 41 años, se quedó una noche al cuidado de su bebé de cuatro meses. El pequeño lloraba. El llanto era para él tan insoportable que acabó zarandeándolo y golpeándolo ante la desesperación de no poder dormirlo. Hoy, ese bebé ha cumplido un año, tiene una alta discapacidad y no ve por un ojo. Esta forma de maltrato supuesto está siendo hoy investigada en los juzgados y el padre se enfrenta a penas de hasta seis años de cárcel.

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

  • ODS 3: Salud y bienestar
  • ODS 5: Igualdad de género
  • ODS 10: Reducción de las desigualdades

Lo que se conoce como el síndrome del niño zarandeado no es nada nuevo. Los profesionales sanitarios lo conocen muy bien. Tanto que incluso el verano pasado, el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona puso en marcha un programa para prevenirlo tras detectar un aumento del número de bebés atendidos a causa de un traumatismo craneal abusivo en los primeros seis meses, cuando atendieron un total de cinco casos. En los últimos once años, según datos del centro, han atendido 27 casos de niños con traumatismo craneal abusivo, con una media de dos/tres casos al año; por lo tanto, en la primera mitad de 2022 se había duplicado la media anual.

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

  • ODS 3: Salud y bienestar
  • ODS 10: Reducción de las desigualdades

«Zarandear a los bebés no es la violencia física más frecuente que se ejerce contra los niños, pero sí la que causa más muertes y más secuelas», explica la doctora Anna Fàbregas, adjunta del Servicio de Pediatría y coordinadora del equipo EMMA-Unidad de Atención a las Violencias hacia la Infancia y la Adolescencia, del Vall d’Hebron. «Es un maltrato muy grave -continua-, hace falta que la población sea consciente del daño que puede provocar a sus hijos al zarandearlos».

La Asociación Española de Pediatría (AEP) informa a las familias de que nunca se debe zarandear a un niño, pues las sacudidas producen lesiones cerebrales en el bebé. No hay que olvidar que su cabeza «es mucho más grande respecto a su cuerpo (supone casi el 25% de su peso)». Si a ello se le suma que «los músculos del cuello son débiles» y, por tanto, incapaces de sujetar bien la cabeza y el cerebro, «más blando y con vasos sanguíneos más frágiles», el bebé es tan vulnerable que, al zarandearlo aunque sean solo cinco segundos, su cerebro se golpea contra las paredes del cráneo «produciendo inflamación o sangrado en el mismo y sus envolturas, sangrado en la retina (parte posterior del ojo) y lesiones en la médula espinal a nivel del cuello». Los daños, irreversibles, aumentan si el bebé acaba siendo golpeado contra el colchón de la cuna o el sofá. Y, por supuesto, puede llegar a morir.

El llanto constante e inconsolable de los recién nacidos provoca que los progenitores o los cuidadores acaben frustrándose que, al final, zarandean al niño creyendo poder calmarlo. «Los primeros meses de crianza pueden ser duros«, recuerda el doctor Cèsar Ruiz, jefe de Sección de Neonatología de Vall d’Hebron. La falta de descanso pasa factura. Por eso, el experto considera de vital importancia en estos casos «encontrar alternativas en el manejo de la rabia, el cansancio o la frustración y, si hace falta, pedir ayuda».

¿Cómo duermen los bebés?

Muchas de las claves del sueño infantil son analizadas por María Berrozpe, doctora en ciencias biológicas por la Universidad de Barcelona y máster en Investigación social de la comunicación científica por la Universidad internacional de Valencia (VIU), en su libro «La ciencia del sueño infantil». En él, explica cómo los neonatos no siguen el ritmo circadiano, a diferencia de los adultos, «y duermen a lo largo de las 24 horas del día durante periodos relativamente cortos que alternan con momentos despiertos en los que generalmente reclaman su alimento».

Desde su nacimiento hasta los 3 meses, los bebés suelen dormir entre 46 y 69 minutos. «Esto les permite -explica la experta- algo fundamental en esta etapa caracterizada por el rápido ritmo de crecimiento y la enorme vulnerabilidad frente a los peligros ambientales: despertarse frecuentemente para alimentarse y asegurarse la atención y protección del cuidador». A partir de esa edad, se produce una cierta maduración que se traduce incluso en más despertares.

A medida que pasan los meses, el pequeño empieza a adquirir el ritmo circadiano natural, es decir, comienza a dormir más horas por la noche que de día. «A la vez su arquitectura del sueño va madurando: de dos fases (sueño activo y tranquilo) pasará a las 4 fases del sueño adulto (REM y NREM; la cual

1. Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con los temas destacados en el artículo:

  • Objetivo 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades.
  • Objetivo 5: Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas.
  • Objetivo 10: Reducir la desigualdad en y entre los países.

2. Metas específicas de los ODS identificadas en el artículo:

  • Meta 3.1: Reducir la tasa de mortalidad materna.
  • Meta 3.2: Poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y niños menores de 5 años.
  • Meta 5.2: Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado.
  • Meta 10.2: Empoderar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, género, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición.

3. Indicadores de los ODS mencionados o implícitos en el artículo:

  • Indicador 3.1.1: Tasa de mortalidad materna.
  • Indicador 3.2.2: Tasa de mortalidad de niños menores de 5 años.
  • Indicador 5.2.1: Proporción de mujeres y niñas víctimas de violencia física o sexual en los últimos 12 meses.
  • Indicador 10.2.1: Proporción de personas que viven por debajo del umbral nacional de pobreza, desagregadas por edad, sexo, discapacidad y ubicación geográfica.

4. Tabla de ODS, metas e indicadores:

ODS Metas Indicadores
Objetivo 3: Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades. Meta 3.1: Reducir la tasa de mortalidad materna. Indicador 3.1.1: Tasa de mortalidad materna.
Objetivo 5: Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas. Meta 5.2: Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado. Indicador 5.2.1: Proporción de mujeres y niñas víctimas de violencia física o sexual en los últimos 12 meses.
Meta 10.2: Empoderar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, género, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición. Indicador 10.2.1: Proporción de personas que viven por debajo del umbral nacional de pobreza, desagregadas por edad, sexo, discapacidad y ubicación geográfica.

¡Atención! Este espléndido artículo nace de la fuente del conocimiento, moldeado por una maravillosa tecnología patentada de inteligencia artificial que profundizó en un vasto océano de datos, iluminando el camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Recuerda que todos los derechos están reservados por SDG Investors LLC, lo que nos permite defender el progreso juntos.

Fuente: abc.es

 

Únete a nosotros en un viaje transformador en https://sdgtalks.ai/welcome, para contribuir activamente a un futuro mejor.

 

About the author

ZJbTFBGJ2T