12. PRODUCCIÓN Y CONSUMO RESPONSABLES

Japoneses demuestran el potencial ecológico de las algas

Japoneses demuestran el potencial ecológico de las algas
Written by ZJbTFBGJ2T

Japoneses demuestran el potencial ecológico de las algas  FRANCE 24 Español

Japoneses demuestran el potencial ecológico de las algas

El potencial de las algas como supercultivo ecológico en Japón

Introducción

En Japón, las algas son un alimento básico y el “kombu” se destaca por su potencial como supercultivo ecológico. Varios países se inspiran en la experiencia japonesa en el cultivo de algas para desarrollar sus propias industrias. El objetivo es encontrar nuevos usos para estas plantas marinas, desde la absorción de carbono hasta la reducción de las emisiones de metano del ganado.

El cultivo de “kombu” en Yokohama

En el puerto de Yokohama, cerca de Tokio, el pescador Ryoichi Kigawa y sus colegas cultivan “kombu”, que se utiliza principalmente en caldos y ensaladas. Sin embargo, una parte de la producción se destina a proyectos de la empresa Sachiumi Heroes, cuyo objetivo es preservar el ecosistema y combatir el calentamiento global. El “kombu” se cosecha en solo cuatro meses y se utiliza también como fertilizante orgánico para mejorar el crecimiento de las plantas.

Beneficios en la agricultura

Ryutaro Matoba, un cultivador de té en Saitama, utiliza algas marinas secas como fertilizante para sus cultivos. Aunque aún no ha visto los efectos completos del fertilizante de algas en la calidad del té, ya puede percibir la diferencia en la textura del suelo. Las algas de Sachiumi Heroes también se utilizan en establecimientos termales y en la fabricación de sales de baño. Además, un estudio realizado en 2021 demostró que alimentar a las vacas con un tipo de alga roja reduce sus emisiones de metano en más del 80%.

Cultivo masivo en alta mar

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la industria mundial de algas se ha duplicado entre 2005 y 2015. La mayor parte de la producción se realiza en Asia, especialmente en China e Indonesia, donde las algas se cultivan a escala industrial para la fabricación de productos alimentarios. Sin embargo, el Reino Unido también tiene un enorme potencial para producir algas para consumo humano y animal, lo que reduciría la presión sobre las tierras agrícolas y ofrecería beneficios medioambientales como la absorción de carbono y la desacidificación de los océanos.

Proyectos de compensación de emisiones de carbono

Además, las algas tienen la capacidad de absorber rápidamente el CO2, lo que ha llevado al desarrollo de proyectos de compensación de emisiones de carbono. Sin embargo, los científicos advierten que los océanos pueden no tener suficiente capacidad para eliminar grandes cantidades de CO2 del aire. El aumento de la temperatura de los océanos ha dificultado el cultivo de algas en Japón, lo que ha llevado a buscar cepas más resistentes.

Potencial en el cultivo masivo en alta mar

Simon Funge Smith, alto funcionario encargado de la pesca en la FAO, destaca el potencial del cultivo masivo de algas en alta mar. Actualmente, solo se cultivan unas pocas especies de algas entre cientos de otras posibles. Existe un gran interés en encontrar diferentes usos para las algas y se espera que esta área continúe desarrollándose.

En resumen, el cultivo de algas en Japón, especialmente el “kombu”, tiene un gran potencial como supercultivo ecológico. Su uso abarca desde la alimentación humana y animal hasta la absorción de carbono y la reducción de las emisiones de metano. Además, el cultivo masivo de algas en alta mar ofrece beneficios medioambientales y oportunidades económicas. Sin embargo, es importante tener en cuenta los límites de los océanos y seguir investigando para encontrar nuevos usos y especies de algas.

1. Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) abordados en el artículo:

  • Objetivo 2: Hambre cero
  • Objetivo 13: Acción por el clima
  • Objetivo 14: Vida submarina
  • Objetivo 15: Vida de ecosistemas terrestres

2. Metas específicas de los ODS identificadas en el artículo:

  • Meta 2.4: Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, que ayuden a mantener los ecosistemas, que fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y que mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra.
  • Meta 13.2: Integrar medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en las políticas y estrategias nacionales.
  • Meta 14.2: Para 2020, gestionar y proteger de manera sostenible los ecosistemas marinos y costeros para evitar efectos adversos significativos, incluso fortaleciendo su resiliencia, y tomar medidas para su restauración, con el fin de lograr ecosistemas marinos y costeros sanos y productivos.
  • Meta 15.5: Tomar medidas urgentes y significativas para reducir la degradación de los hábitats naturales, frenar la pérdida de biodiversidad y, para 2020, proteger y prevenir la extinción de las especies amenazadas.

3. Indicadores de los ODS mencionados o implícitos en el artículo:

  • Indicador 2.4.1: Proporción de tierras agrícolas sujetas a prácticas sostenibles.
  • Indicador 13.2.1: Número de países que han integrado medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en políticas, estrategias y planes nacionales.
  • Indicador 14.2.1: Progresos realizados en la gestión sostenible de los ecosistemas marinos.
  • Indicador 15.5.1: Proporción de especies amenazadas con respecto al total de especies evaluadas.

4. Tabla de ODS, metas e indicadores:

ODS Metas Indicadores
Objetivo 2: Hambre cero Meta 2.4: Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, que ayuden a mantener los ecosistemas, que fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y que mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra. Indicador 2.4.1: Proporción de tierras agrícolas sujetas a prácticas sostenibles.
Objetivo 13: Acción por el clima Meta 13.2: Integrar medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en las políticas y estrategias nacionales. Indicador 13.2.1: Número de países que han integrado medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en políticas, estrategias y planes nacionales.
Objetivo 14: Vida submarina Meta 14.2: Para 2020, gestionar y proteger de manera sostenible los ecosistemas marinos y costeros para evitar efectos adversos significativos, incluso fortaleciendo su resiliencia, y tomar medidas para su restauración, con el fin de lograr ecosistemas marinos y costeros sanos y productivos. Indicador 14.2.1: Progresos realizados en la gestión sostenible de los ecosistemas marinos.
Objetivo 15: Vida de ecosistemas terrestres Meta 15.5: Tomar medidas urgentes y significativas para reducir la degradación de los hábitats naturales, frenar la pérdida de biodiversidad y, para 2020, proteger y prevenir la extinción de las especies amenazadas. Indicador 15.5.1: Proporción de especies amenazadas con respecto al total de especies evaluadas.

¡Atención! Este espléndido artículo nace de la fuente del conocimiento, moldeado por una maravillosa tecnología patentada de inteligencia artificial que profundizó en un vasto océano de datos, iluminando el camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Recuerda que todos los derechos están reservados por SDG Investors LLC, lo que nos permite defender el progreso juntos.

Fuente: france24.com

 

Únete a nosotros en un viaje transformador en https://sdgtalks.ai/welcome, para contribuir activamente a un futuro mejor.

 

About the author

ZJbTFBGJ2T

Leave a Comment