15. VIDA DE ECOSISTEMAS TERRESTRES

Pérdida de la diversidad biológica, el reto más serio de la humanidad

Pérdida de la diversidad biológica, el reto más serio de la humanidad
Written by ZJbTFBGJ2T

Pérdida de la diversidad biológica, el reto más serio de la humanidad  dgcs.unam.mx

Pérdida de la diversidad biológica, el reto más serio de la humanidad

Informe: Pérdida de la diversidad biológica, el reto más serio de la humanidad

Pérdida de la diversidad biológica, el reto más serio de la humanidad

• Es relevante que se dé el diálogo entre las ciencias económicas y las de la vida: Leonardo Lomelí Vanegas
• Los recursos humanos dan la oportunidad de generar diferentes formas de desarrollo y culturas: José Sarukhán Kermez
• Julia Carabias Lillo señaló que antes de restaurar, hay que conservar los ecosistemas

Imagen

Es una responsabilidad que debe asumir la actual generación, a la cual le toca impulsar ese tipo de acciones y promover que se tomen decisiones adecuadas, también pensando en las que habrán de venir, abundó.

Al clausurar la mesa debate “El futuro de la conservación de los recursos naturales basado en incentivos económicos”, organizada en el Instituto de Investigaciones Económicas (IIEc), añadió que se requiere buscar espacios donde se dé el diálogo entre distintas disciplinas.

Es importante que desde la Universidad Nacional insistamos en ello, y por eso es relevante que se establezca este diálogo entre las ciencias económicas y las de la vida. “Es fundamental que colaboremos en este objetivo, y al hacerlo estaremos contribuyendo a generar un nuevo curso de desarrollo para nuestro país, que sea más sustentable”, recalcó Lomelí Vanegas.

En la mesa, el exrector de la UNAM, investigador emérito del Instituto de Ecología e integrante de El Colegio Nacional, José Sarukhán Kermez, refirió que la especie humana no ha tenido un reto más serio y fuerte que el que enfrenta hoy con la pérdida de la diversidad biológica.

Dijo que los recursos naturales facilitan la oportunidad de generar diferentes formas de desarrollo y culturas. Tenemos una gran diversidad biológica y cultural; los pueblos tienen un amplio conocimiento de esos recursos, aspecto que no se ha sabido usar en nuestro país, que a partir de los años 30 o 40 del siglo pasado se declaró agrícola, cuando es forestal.

La diversidad biológica silvestre de México es inmensa, la cuarta o quinta del mundo. Pero, además, hay otra, la agrícola, y nuestro país es centro de origen de numerosos grupos taxonómicos; pero ni una ni otra han sido temas de desarrollo a través de políticas públicas adecuadas.

La enorme diversidad ecológica debería ser tomada en cuenta al momento de desarrollar políticas de uso del suelo. Veracruz es un caso trágico, ya que ha perdido más de 90 por ciento de su cobertura forestal y se ha convertido en “océanos” de pasto para las vacas. De ser el tercer estado más rico en biodiversidad, ahora es uno de los tres más pobres, explicó.

Existen elementos demostrables de la bondad de contar con formas diferentes de uso sustentable de los recursos y con un “aditamento” más: bienestar económico para los propietarios de esos bosques.

“No veo posibilidades de que los recursos naturales de este país se conserven, si no trabajamos con la gente que los posee, si no la hacemos parte del asunto; por ahí debe venir el movimiento de conservar los ecosistemas de los que dependemos totalmente”, aseveró Sarukhán Kermez.

Al hacer uso de la palabra, la profesora de la Facultad de Ciencias y también integrante de El Colegio Nacional, Julia Carabias Lillo, puntualizó que antes de restaurar hay que conservar los ecosistemas, porque lo primero es infinitamente más caro e ineficiente, y porque no se puede restituir el entorno original. Por ello, es necesario impulsar los instrumentos orientados a prevenir la deforestación.

México tiene experiencia, instituciones, leyes y capacidades humanas para cumplir las metas acordadas en diciembre de 2022, en el Marco Mundial de Biodiversidad Kunming-Montreal, de conservar por lo menos el 30 por ciento de la superficie del planeta para 2030; podríamos hacerlo, pero tiene que haber voluntad para ello, destacó la científica.

La universitaria consideró que la preservación no va a funcionar sin una visión integral. Se deben sumar los instrumentos económicos para la conservación (pago por servicios ambientales, bonos de carbono, certificaciones), pero con enfoque territorializado porque las políticas de gobierno se han orientado a que no se sumen subsidios en las mismas comunidades.

Se requiere un proceso de planeación regional, “porque tenemos sitios prioritarios por su biodiversidad y sus servicios ecosistémicos; no a todo el país hay que tratarlo por igual”. Hay zonas degradadas que necesitan un proceso regenerativo, y otras que están en buen estado de conservación y hay que garantizar que se mantengan así, subrayó Carabias Lillo.

En el auditorio Ricardo Torres Gaitán del IIEc, Sophie Ávila Foucat, investigadora de esta entidad académica, coincidió en que se requieren políticas públicas coherentes entre sí y con una perspectiva de territorio diferenciado a lo largo y ancho del país, incluso dentro de las entidades federativas.

Parte del futuro de los instrumentos económicos para la conservación y la planeación del territorio está en la participación de estados, iniciativa privada, organiz

1. Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) abordados en el artículo:

  • Objetivo de Desarrollo Sostenible 15: Vida de ecosistemas terrestres
  • Objetivo de Desarrollo Sostenible 13: Acción por el clima
  • Objetivo de Desarrollo Sostenible 11: Ciudades y comunidades sostenibles

2. Metas específicas de los ODS identificadas en el artículo:

  • Meta 15.1: Para 2020, asegurar la conservación, restauración y uso sostenible de los ecosistemas terrestres y los ecosistemas interiores de agua, y velar por la conservación de las áreas protegidas y su diversidad.
  • Meta 13.2: Integrar medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales.
  • Meta 11.4: Fortalecer esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo.

3. Indicadores de los ODS mencionados en el artículo:

  • Indicador 15.1.1: Superficie forestal como proporción de la superficie terrestre total.
  • Indicador 13.2.1: Impacto climático total de los compromisos financieros internacionales en los países en desarrollo.
  • Indicador 11.4.1: Proporción de superficie urbana ocupada por áreas verdes públicas en relación con la superficie total de la ciudad.

4. Tabla de ODS, metas e indicadores:

ODS Metas Indicadores
ODS 15: Vida de ecosistemas terrestres Meta 15.1: Para 2020, asegurar la conservación, restauración y uso sostenible de los ecosistemas terrestres y los ecosistemas interiores de agua, y velar por la conservación de las áreas protegidas y su diversidad. Indicador 15.1.1: Superficie forestal como proporción de la superficie terrestre total.
ODS 13: Acción por el clima Meta 13.2: Integrar medidas de mitigación y adaptación al cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales. Indicador 13.2.1: Impacto climático total de los compromisos financieros internacionales en los países en desarrollo.
ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles Meta 11.4: Fortalecer esfuerzos para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y natural del mundo. Indicador 11.4.1: Proporción de superficie urbana ocupada por áreas verdes públicas en relación con la superficie total de la ciudad.

¡Atención! Este espléndido artículo nace de la fuente del conocimiento, moldeado por una maravillosa tecnología patentada de inteligencia artificial que profundizó en un vasto océano de datos, iluminando el camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Recuerda que todos los derechos están reservados por SDG Investors LLC, lo que nos permite defender el progreso juntos.

Fuente: dgcs.unam.mx

 

Únete a nosotros en un viaje transformador en https://sdgtalks.ai/welcome, para contribuir activamente a un futuro mejor.

 

About the author

ZJbTFBGJ2T

3 Comments

  • El artículo destaca la pérdida de la diversidad biológica como el desafío más grave que enfrenta la humanidad en la actualidad. Se menciona que esta pérdida se debe principalmente a la destrucción de hábitats naturales, la sobreexplotación de recursos naturales y el cambio climático. Además, se resalta la importancia de la biodiversidad para el funcionamiento de los ecosistemas y el bienestar humano. En conclusión, se hace un llamado a tomar medidas urgentes para conservar y proteger la diversidad biológica, ya que su pérdida tiene graves consecuencias para nuestro planeta y para las generaciones futuras.

  • La pérdida de la diversidad biológica es un problema grave que enfrenta la humanidad y que requiere de acciones urgentes para su conservación. Es necesario tomar conciencia de la importancia de proteger la biodiversidad y trabajar en conjunto para revertir esta situación antes de que sea demasiado tarde. La preservación de la diversidad biológica no solo es crucial para el equilibrio de los ecosistemas, sino también para el bienestar y la supervivencia de las futuras generaciones.

  • La pérdida de la diversidad biológica es un problema grave que enfrenta la humanidad y que requiere de acciones urgentes para su conservación. Es necesario tomar conciencia de la importancia de la biodiversidad para la vida en el planeta y trabajar en conjunto para protegerla y preservarla para las generaciones futuras. Cada individuo puede contribuir a este objetivo a través de pequeñas acciones cotidianas que promuevan la conservación de especies y ecosistemas. La diversidad biológica es un tesoro invaluable que debemos cuidar y valorar.