2. HAMBRE CERO

‘Tenemos que dejar un sistema agrícola mejor que el que había cuando llegamos’

‘Tenemos que dejar un sistema agrícola mejor que el que había cuando llegamos’
Written by ZJbTFBGJ2T

“Tenemos que dejar un sistema agrícola mejor que el que había …  Clarín

‘Tenemos que dejar un sistema agrícola mejor que el que había cuando llegamos’

El CEO de Syngenta Marcos Bradley contó por qué la compañía se volcó a la medición de carbono en el suelo y destacó el potencial del agro argentino.

Introducción

En Argentina, la agricultura es una actividad que requiere constante atención. Actualmente, la medición de la huella de carbono se ha convertido en un tema prioritario en la agenda del sector, y las empresas más ágiles ya están presentando sus planes para implementar mejoras. Este es el caso de Syngenta, una de las principales compañías de insumos agrícolas a nivel mundial, que esta semana presentó junto a Aapresid un mapa de brechas que muestra el potencial de captura de carbono en los suelos agrícolas y cómo la adopción masiva de prácticas como la siembra directa, las rotaciones y los cultivos de servicios podrían acercarnos a ese potencial.

Entrevista con Marcos Bradley, director general de Protección de Cultivos de Syngenta para Latinoamérica Sur

-¿Cuándo y por qué la empresa tomó la decisión de comenzar a medir y buscar datos concretos?

-Esta decisión surgió a partir de una iniciativa local. Hace dos años, me reuní con el equipo de Aapresid para explorar posibles colaboraciones. En Syngenta, tenemos un verdadero compromiso con la sustentabilidad. Nos preocupa y nos ocupa, y contamos con numerosos programas de sustentabilidad en los que buscamos desarrollar información y soluciones. Además, muchos productores buscan ser más sustentables y mejorar sus prácticas. Así fue como encontramos una oportunidad para trabajar juntos a largo plazo: comenzar a medir el carbono orgánico en el suelo para establecer una línea base sobre la cual podamos mejorar. De esta manera, surgió nuestro programa de brechas. Nuestra idea es medir lo que no se mide actualmente. Hoy en día, contamos con un mapa del carbono orgánico en los suelos agrícolas de Argentina, con tres niveles de información. El primero muestra la situación actual, es decir, ¿qué hay actualmente? Las diferencias dentro de una misma región son enormes, ya que la cantidad de materia orgánica en el suelo depende del manejo, el clima y la calidad del suelo. El segundo nivel muestra el carbono alcanzable, es decir, cuánto se podría mejorar con buenas prácticas agrícolas y rotaciones. Y finalmente, el tercer nivel representa un cálculo bioquímico del potencial máximo que podría alcanzar el suelo. Es poco probable que podamos alcanzar ese nivel potencial con prácticas agrícolas en condiciones normales, pero la brecha entre lo que hay actualmente y lo que podría lograrse es muy grande, alrededor del 45% en promedio según la ubicación. Observamos que algunos productores logran capturar mucho más carbono orgánico en el suelo que sus vecinos.

-¿Crees que esta información puede tener un impacto generalizado en el campo productivo?

-Lo que más me interesa de esto es que ahora sabemos, gracias a los datos recopilados, que la agricultura, al igual que cualquier otra actividad humana, emite dióxido de carbono. Sin embargo, las plantas también capturan dióxido de carbono del aire a través de la fotosíntesis, y la materia orgánica del suelo es una forma de almacenar carbono. Actualmente, sabemos cuánto puede ayudar la agricultura a resolver el problema del cambio climático, no solo reduciendo sus emisiones, sino también capturando dióxido de carbono. Esto tiene un efecto sumamente positivo. Podemos ser parte de la solución al cambio climático mientras producimos alimentos. Hoy en día, debemos avanzar hacia una mayor sustentabilidad, por eso hablamos de agricultura regenerativa. La agricultura debe mejorar y la revolución debe ocurrir en el proceso productivo. Debemos dejar un sistema agrícola mejor del que encontramos, y lo que estamos midiendo es la forma de lograrlo.

-En las últimas décadas, la tecnología de insumos ha generado grandes avances en el mejoramiento de los rendimientos. Ahora se habla mucho sobre cambios en los procesos y la gestión para que la producción sea más sustentable. ¿Qué se está haciendo desde la tecnología de insumos para lograr una producción más sustentable?

-Estamos haciendo muchas cosas al respecto. En primer lugar, nuestros nuevos productos están diseñados para ser cada vez más amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, nuestro último lanzamiento es un insecticida de amplio espectro que permite reducir la cantidad de aplicaciones y de producto utilizado para controlar diversas plagas. Además, este insecticida tiene una toxicología más amigable. Desarrollar este producto nos llevó 15 años, y planeamos lanzar nuevos productos cada 15 años. Parece cada vez más difícil lograrlo, pero gracias a la revolución digital, ahora es posible encontrar soluciones que antes no eran posibles en términos de procesos. Nuestro objetivo es alimentar al mundo de manera más sustentable. Hemos capacitado a millones de personas en el uso seguro de nuestros productos, pero ahora queremos asegurarnos de que las decisiones se tomen correctamente en cuanto a la cantidad, el momento y la forma de aplicación. Además, queremos poder registrar toda esta información, ya que muchos productores hacen las cosas bien pero nadie se entera. Si podemos contar con herramientas digitales que permitan una trazabilidad casi automática y transparente, eso generará valor para el productor, ya que podrá demostrar que su producción es diferente. Además, los consumidores quieren saber cómo se producen los alimentos que consumen. Por lo tanto, el desafío del sector es tan complejo que la única solución es la tecnología.

-¿Qué lugar ocupa la agricultura orgánica en este escenario?

1. Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) abordados en el artículo:

  • Objetivo 2: Hambre cero
  • Objetivo 13: Acción por el clima
  • Objetivo 15: Vida de ecosistemas terrestres

2. Metas específicas de los ODS identificadas en el artículo:

  • Meta 2.4: Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, que ayuden a mantener los ecosistemas, que fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y que mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra.
  • Meta 13.2: Integrar medidas de cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales.
  • Meta 15.3: Para 2030, luchar contra la desertificación, rehabilitar las tierras y los suelos degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo.

3. Indicadores de los ODS mencionados o implícitos en el artículo:

  • Indicador 2.4.1: Superficie agrícola con prácticas agrícolas sostenibles.
  • Indicador 13.2.1: Número de países que han integrado medidas de cambio climático en sus políticas, estrategias y planes nacionales.
  • Indicador 15.3.1: Superficie de tierra degradada y suelo erosionado.

4. Tabla de ODS, metas e indicadores:

ODS Metas Indicadores
Objetivo 2: Hambre cero Meta 2.4: Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, que ayuden a mantener los ecosistemas, que fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y que mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra. Indicador 2.4.1: Superficie agrícola con prácticas agrícolas sostenibles.
Objetivo 13: Acción por el clima Meta 13.2: Integrar medidas de cambio climático en las políticas, estrategias y planes nacionales. Indicador 13.2.1: Número de países que han integrado medidas de cambio climático en sus políticas, estrategias y planes nacionales.
Objetivo 15: Vida de ecosistemas terrestres Meta 15.3: Para 2030, luchar contra la desertificación, rehabilitar las tierras y los suelos degradados, incluidas las tierras afectadas por la desertificación, la sequía y las inundaciones, y procurar lograr un mundo con una degradación neutra del suelo. Indicador 15.3.1: Superficie de tierra degradada y suelo erosionado.

¡Atención! Este espléndido artículo nace de la fuente del conocimiento, moldeado por una maravillosa tecnología patentada de inteligencia artificial que profundizó en un vasto océano de datos, iluminando el camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Recuerda que todos los derechos están reservados por SDG Investors LLC, lo que nos permite defender el progreso juntos.

Fuente: clarin.com

 

Únete a nosotros en un viaje transformador en https://sdgtalks.ai/welcome, para contribuir activamente a un futuro mejor.

 

About the author

ZJbTFBGJ2T