11. CIUDADES Y COMUNIDADES SOSTENIBLES

El futuro próximo de la vivienda asequible de alquiler

El futuro próximo de la vivienda asequible de alquiler
Written by ZJbTFBGJ2T

El futuro próximo de la vivienda asequible de alquiler  INVERTIA

El futuro próximo de la vivienda asequible de alquiler

Informe sobre el déficit de viviendas asequibles en España

Informe sobre el déficit de viviendas asequibles en España

Existen ya varios estudios que ponen de manifiesto un déficit de miles de viviendas destinadas al alquiler a precios asequibles en España. Si tenemos también en cuenta los bajos porcentajes que representan la vivienda de alquiler a precio de mercado y la vivienda social, sobre el parque total de viviendas, resultará fácil concluir que estamos lejos de los países europeos más avanzados en la materia. Además, esta realidad se enmarca en un contexto macroeconómico complejo que imposibilita el desarrollo de soluciones masivas por parte de la iniciativa privada.

Contexto actual

El acceso a la vivienda de compra se continuará planteando en un escenario de precios elevados motivado por el desequilibrio generalizado entre oferta y demanda, derivado de la escasez de la primera, y sin un contexto favorable a la solución.

Solución propuesta

Ante ello sólo la aplicación de políticas acertadas y la movilización del suelo público residencial y dotacional para el desarrollo de vivienda asequible, a través de fórmulas de colaboración público-privada, será solución al problema de acceso a la vivienda.

La vivienda asequible debería representar, tanto para un comprador como para un arrendatario, un coste inferior al 30% de su renta disponible. El precio de su vivienda se situaría, a su vez y como mínimo, un 20% por debajo de los precios del mercado en la zona.

Las condiciones de asequibilidad anteriores pueden y deben lograrse tanto en parcelas calificadas con alguna protección pública como en parcelas libres, pero los precios actuales del suelo y los costes de construcción y financiación, unidos a la fiscalidad para el sector inmobiliario, las hacen inalcanzables para el sector privado. La colaboración público-privada parece entonces ser la fórmula para lograrlo y así lo demuestran ejemplos recientes de éxito como el Plan Vive de la Comunidad de Madrid y el Plan de Vivienda Asequible del Ayuntamiento de Madrid, pero los modelos que han funcionado meses atrás han dejado de ser replicables (hoy).

La vivienda asequible debería representar, tanto para un comprador como para un arrendatario, un coste inferior al 30% de su renta 

Desafíos actuales

En muchas ubicaciones los módulos de la vivienda protegida, desfasados, son un elemento adicional en contra del desarrollo de este tipo de vivienda. Y su revisión al alza por parte de las Comunidades Autónomas no siempre será suficiente para posibilitar la generación de oferta.

Los proyectos públicos dotados de ayudas a la construcción llegan con retraso y cuentagotas y no permiten la actualización de los precios de alquiler en el período de desarrollo de las promociones, en el que los costes de desarrollo y explotación siguen creciendo. Muchos proyectos verán también reducido el margen para la revisión de las rentas en los contratos de alquiler. Con todo, el futuro próximo de la vivienda asequible se plantea como un reto aún mayor del que ya era.

A su vez, las condiciones urbanísticas que arrastramos en los planeamientos aprobados en el pasado impiden optimizar los proyectos residenciales, especialmente al limitar en exceso el número de viviendas posibles incluso en las parcelas de titularidad pública. Se siguen exigiendo plazas de aparcamiento innecesarias y superficies comerciales para la que no existe demanda, siendo (además) los plazos necesarios para la tramitación de licencias y autorizaciones un despropósito.

Recomendaciones

Necesitamos que las Administraciones se atrevan a aplicar fórmulas que incentiven y viabilicen el desarrollo de miles de viviendas, de forma sostenida. Estas fórmulas pasan por la consideración de conceptos como la subvención de la construcción y el canon inverso y por facilitar y mejorar el acceso a la financiación. No lo uno sin lo otro. Rebajando al mismo tiempo la carga impositiva de la vivienda, que siempre repercute en el coste para el inquilino. Flexibilizar el planeamiento, reconsiderar el impacto económico y fiscal de la reversión de los edificios desarrollados sobre suelo público y garantizar las rentas son medidas que no deberían descartarse. La necesidad nos apremia.

1. Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con los temas destacados en el artículo:

  • Objetivo 11: Ciudades y comunidades sostenibles
  • Objetivo 1: Fin de la pobreza
  • Objetivo 10: Reducción de las desigualdades

2. Metas específicas de los ODS identificadas en el artículo:

  • Meta 11.1: Para 2030, asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles, y mejorar los barrios marginales.
  • Meta 1.4: Para 2030, asegurar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los vulnerables, tengan igualdad de derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías apropiadas y los servicios financieros, incluida la microfinanciación.
  • Meta 10.2: Para 2030, empoderar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición.

3. Indicadores de los ODS mencionados o implícitos en el artículo:

  • Indicador 11.1.1: Proporción de la población urbana que vive en barrios marginales, asentamientos informales o viviendas inadecuadas.
  • Indicador 1.4.2: Proporción de los hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones, según las definiciones nacionales.
  • Indicador 10.2.1: Proporción de personas que viven por debajo del umbral nacional de pobreza, por sexo y edad.

4. Tabla de ODS, metas e indicadores:

ODS Metas Indicadores
Objetivo 11: Ciudades y comunidades sostenibles Meta 11.1: Para 2030, asegurar el acceso de todas las personas a viviendas y servicios básicos adecuados, seguros y asequibles, y mejorar los barrios marginales. Indicador 11.1.1: Proporción de la población urbana que vive en barrios marginales, asentamientos informales o viviendas inadecuadas.
Objetivo 1: Fin de la pobreza Meta 1.4: Para 2030, asegurar que todos los hombres y mujeres, en particular los pobres y los vulnerables, tengan igualdad de derechos a los recursos económicos, así como acceso a los servicios básicos, la propiedad y el control de las tierras y otros bienes, la herencia, los recursos naturales, las nuevas tecnologías apropiadas y los servicios financieros, incluida la microfinanciación. Indicador 1.4.2: Proporción de los hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones, según las definiciones nacionales.
Objetivo 10: Reducción de las desigualdades Meta 10.2: Para 2030, empoderar y promover la inclusión social, económica y política de todas las personas, independientemente de su edad, sexo, discapacidad, raza, etnia, origen, religión o situación económica u otra condición. Indicador 10.2.1: Proporción de personas que viven por debajo del umbral nacional de pobreza, por sexo y edad.

¡Atención! Este espléndido artículo nace de la fuente del conocimiento, moldeado por una maravillosa tecnología patentada de inteligencia artificial que profundizó en un vasto océano de datos, iluminando el camino hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Recuerda que todos los derechos están reservados por SDG Investors LLC, lo que nos permite defender el progreso juntos.

Fuente: elespanol.com

 

Únete a nosotros en un viaje transformador en https://sdgtalks.ai/welcome, para contribuir activamente a un futuro mejor.

 

About the author

ZJbTFBGJ2T

Leave a Comment